El domingo, febrero 27, 2005 escribí esto:

Las cinco del viernes, parte II.

Ahi van las preguntillas de esta semana, un poco tarde, pero bueno...

1) No es que no me guste el color rosa, pero... de noche me transformo, y me pongo cualquier cosa...
2) Cuando me desperté y no sabía quién roncaba a mi lado... supe que era un sueño: ¡Si hace años que nadie se despierta a mi lado! Bueno, ni se despierta, ni nada en la cama...
3) Disculpe, ¿le importaría saltar? Si sólo son cinco pisos de nada...
4) No lo vi llegar... no era mi intención que le atropellase el autobús cuando le empujé...
5) No te preocupes, mándame cualquier cosa... con cualquier cosa me conformo, pero si son un par de jamones, o un Jaguar, pues mejor. Pero cualquier cosa me vale, eh? No te sientas obligado a mandarme eso tan caro que sabes que tanto me gusta...

Bien, he comprobado que tengo el día tonto, y en cierto modo un poco macabro, gore, o como queráis definirlo.
Las cinco del Viernes

Hablad bajo, porfa... que me duele la cabeza... :p

Bueno, ahora que se me ha pasado la resaca (ayer se me fue un pelín la mano), pues me pongo a escribir. Es que siempre me pasa lo mismo, empiezas tomando sidra, y esto es lo peor que puedes hacer, porque mezcla fatal con todo. Luego, para mejorar la situación, te pasas a la cerveza, y acabas de chupitos a las 5:30 de la mañana. Total, que ésta mañana, cuando me levanté, me tuve que sentar otra vez, que todavía me quedaba alcohol en la sangre ;) Y estuve todo el día con la cabeza a punto de reventar...
Al final no salí con T, porque según me contó hoy, ya cuando acabaron de cenar estaba un poco perjudicada del vino de la cena, y luego fue a ver a unos amigos, tomaron algo, y de ahi para delante no se acuerda de nada. Esta es peor que yo, jeje. Así que se le olvidó llamarme (y yo no quise por si había quedado con el novio), se le olvidó llamar al novio, y se le olvidó todo.
Hay alguna novedad sobre T. Está muy quemada con el novio, y puede que haya cambios... No digo más.
Y hasta aquí puedo leer.
No me ha pasado nada interesante hoy, salvo una pequeña charla con T, de esas que demuestran que hay confianza entre nosotros.
Un saludo.

El sábado, febrero 26, 2005 escribí esto:

Sábado sabadete...

Bueno, tras el mini-sermón de Wave sobre la orientación sesuá de cierto personaje del SdlA, porque yo nada mas ver la tercera peli ya me entraron dudas... pues comienzo mi post. Y que conste que yo soy fan pero fan fan del Señor, desde hace lo menos 12 años, eh? Que no soy de los nuevos de la peli...
Bien, esta mañana frío jugando un partido, esta tarde frío bajo la lluvia pa irme de compras, y supongo que esta noche frio frio frio por ahi de fiesta.
Me he pasado la tarde sólo, porque contaba con ver a un par de personas, pero no pudieron quedar al final, así que recurrí a mi siempre fiel compañero, el libro que siempre llevo a cuestas. Hoy volví a empezar "El paciente inglés", ya es la tercera vez que lo leo. Me encanta.
Al final esta noche no tengo cena con T y compañía, porque ésta tiene cena familiar. Me llamará después para salir a bailar y a tomar algo.
Bueno, nada más. Esta noche estrenaré mis pantalones nuevos, que por cierto, me hacen un buen culo ;) jajaja
Venga, un saludo

Es viernes por la noche. 1:20 para ser más concreto. Tormenta ahi fuera. Me gusta. Si, soy raro. Me gusta la lluvia, los relámpagos y el tronar en el cielo. Soy coherente, además, con la Asturias Verde que me gusta, y para que así sea, debe llover. No hay ninguna sensación mejor que el olor a tierra húmeda después de un buen chaparrón.
Hoy me ha dado una venada de las mías, y me he hecho un pequeño cambio de look. He ido a cortarme el pelo, y he pasado de mi media melena, por llamarlo de alguna manera, a un corte de 3 cm de largo, y un rapado al 1 en la nuca. Por cierto, vaya frío ahora en el cogote, llevo toa la tarde con el gorrito puesto ;)
Acabo de terminar de ver la tercera parte del SdlA (Señor de los Anillos, para los no iniciados), El Retorno del Gay, la que más me gusta de las tres. Ya era mi parte favorita del libro, pero es que la película se sale...
Debería irme a la cama, a recuperar un poco de sueño atrasado, pero no me apetece. Me sienta bien estar hasta altas horas sin hacer nada, en contraste con las semanas anteriores, en que me tiraba hasta las tres de la mañana estudiando, y me levantaba a las siete. Y claro, asi estoy yo de cansado ahora, sin dormir y comiendo más bien mal. Pero lo peor ya ha pasado, ahora a disfrutar unos días.
Hoy me quedé en casita, pero mañana toca fiesta con T. Tal vez me vaya de cena con ella y otra amiga, porque me pidió que fuera con ellas, si quería, pero mi economía no me permite mucho lujo, aunque me gustaría bastante ir. Mañana me lo pienso. Creo que merece la pena apretarse un poco el cinturón un tiempo a cambio de una buena noche con buena gente.
Bueno, creo que nada más. No tengo nada importante que decir hoy. Aún así cumplo, como casi todos los días, por rellenar espacio.
Saludos.

El viernes, febrero 25, 2005 escribí esto:

Un nuevo propósito:

Ahora que tengo la cabeza libre de ansiedad por los exámenes, intentaré mejorar un par de cosillas que últimamente he notado.
* Intentaré hablar un poco mejor, no soltar tantos tacos.
* Intentaré exteriorizar un poco mejor lo que me pasa por la mente, ser un poco mas transparente con la gente que tengo alrededor.
* Intentaré pensarme las cosas un segundo antes de decirlas, por si hay otra forma más adecuada de decirlas.
* Intentaré ser más coherente con lo que digo.
* Por último, intentaré estar un poco más en armonía con mi alrededor. Relajarme, sentirme bien.

A ver si lo consigo.

Sacabaron los examenes!!

Voy a empezar contestando a los comentarios de ayer:

Wave: No menosprecio la fotografía digital. De hecho estoy intentando ahorrar para comprarme una camara digital. Me parece perfecta para los viajes, las fotos de los amigos de un fin de semana, y cosas de esas. Pero en plan artístico, me quedo con mi negativo.

Covi: eres mundial

Nafthy: siempre he tenido la necesidad de expresarme mediante medios que la gente suele catalogar de "arte", pero para mí sólo son un camino, una forma de decir lo que pienso. La fotografía es para mí un lenguaje que intento llegar a dominar.

Haushinka: tus palabras hacen que ser un paranoico merezca la pena. Lo enfermizo sería querer estar cuerdo. Un besazo y pa arriba ese animo!!

Y en general, gracias a todos por vuestras palabras. Hoy habéis conseguido emocionarme un poquito con vuestros comentarios. ;)


Bueno, vamos al post del día.
Último exámen, al que pensaba que iba bastante mal preparado, pero nada más entrar, me leí el examen entero dos veces, y entonces debí ser poseído por algún extraño demonio de las profundidades, porque me puse a escribir como un poseso, y en dos horas había terminado el examen entero (daban tres horas para hacerlo). Creo que me ha salido bien, ya veremos la nota... Lalalalalalala jeje
Y ahora, me tomaré unos días de descanso, que me los he ganado y los necesito. Intentaré poner al día las cosas atrasadas que tengo: terminar los retratos que le hice a L, rematar las fotos de la boda de la hermana de mi ex, la sesión de fotos que tengo que hacerle a T, las fotos a E antes de que se vaya... Todo relacionado con la fotografía, curioso.
Se me han ocurrido un par de ideas interesantes para un par de retratos, ideas que no voy a desvelar aquí, no sea que algún espabilado me robe el invento, jeje.
También tengo que poner al día el asunto de la exposición... Una exposición propia, ya tengo ganas.
Ayer T me escribió en un trozo de papel una poesía que habia escrito cuando tenía 13 años. Es muy bonita, tal vez la ponga aquí algún día.

Bueno, no se me ocurre qué mas poner, asi que voy cortando el rollo.

El jueves, febrero 24, 2005 escribí esto:

Hubo un tiempo... (aviso: chapa)

Hubo un tiempo en que de mi pluma salían palabras que llenaban el blanco de un folio tras otro, creando historias que nunca veían un final. Historias casi siempre tristes, sobre pérdidas personales, sobre la tristeza, sobre la soledad y la guerra. Sobre la muerte, la de otros y la del mismo protagonista. Historias que mientras las escribía me consumían un poquito, hundiendome con ellas en esos sentimientos. Historias que están olvidadas en alguna carpeta, algunas, y otras vuelan por el aire en forma de cenizas y humo. Historias con las que intentaba buscarme a mí mismo en la dirección equivocada. Ya no más.
Hubo un tiempo en que podía empezar a señalar estrellas, y decirte sus nombres uno por uno, la época en que mejor se veían, la magnitud de su brillo... Hubo noches en vela esperando que tal o cual región del cielo apareciese por el horizonte, para poder fotografiarla, dejándome los riñones en los 30 minutos de exposición que eran necesarios para captar las distintas nebulosas, galaxias, cometas, o lo que fuera. Días en los que podía alinear casi perfectamente mi telescopio con el eje terrestre casi de memoria, sin recurrir a los mapas de estrellas más que para afinar el ajuste. Ya no más.
Hubo un tiempo en que la soledad significaba sufrimiento, angustia, ansiedad. Necesitaba compañía, necesitaba ocultarme de la soledad para que ésta no me encontrase y me atase con un nudo de tristeza a la pata de la cama. Soledad confundida con individualismo, con independencia, cuando era incapaz de mantener un espacio íntimo para mí porque el mundo se me caía encima. Soledad inventada, inventada por mí, es cierto. Soledad que escondía inseguridad, falta de autoestima, necesidad de ser importante, interesante para alguien. Ya no más.
Hubo un tiempo en que miraba el mundo a través del objetivo de mi cámara, y veía un mundo distinto, un mundo de contrastes, luces y sombras, texturas, gestos, miradas, movimientos capturados en una centésima de segundo. Mi cámara, mi amante siempre presente en el fondo de mi mochila, cargada y presta para disparar cuando era necesario. Dicen que los grandes fotógrafos tienen vínculos con sus cámaras semejantes a los que podían sentir hacia sus parejas. Yo podría decir que estaba enamorado de mi cámara. Me daba la posibilidad de expresarme, de comunicar un pensamiento, una idea, mediante una imagen, una creación mía. Si hubiese un incendio en mi casa y sólo pudiese sacar un objeto, sería mi Canon. Cuántas veces recorrí la playa de su mano, cuántos kilómetros hice en mi bicicleta para llegar a ese lugar y tomar esa foto, cuánto dolor soporté en los dedos congelados, mientras fotografiaba quieto durante una hora y media una tormenta que hacía saltar las olas cruzando todo el paseo. Por desgracia, ya no más.

Vuelvo a tener ganas de escribir, pero no aquellas tristes historias. Tengo ganas de escribir sobre personas que sienten cosas bonitas, o tristes en su justa medida, sobre amor, felicidad, amistad, sobre encuentros, realización...
Siento de nuevo la llamada de los astros girando sobre mi cabeza, dejando trazas luminosas en la película de mi cámara, me apetece recordar todos aquellos nombres: Deneb, Albíreo (la doble estrella azul y naranja!), Mizar, y su compañera Alcor, Sirio, Betelgeuse, Regulo, Aldebarán, Mira, Vega... Cómo ansío volver a contemplar las formaciones gaseosas en forma de nebulosas, galaxias... El Anillo de Lira, las Pléyades en Tauro, M13 en Hércules, la galaxia de Andrómeda, la nebulosa Norteamérica del Cisne... A veces echo un ojo a mis viejas fotos del cielo, y me entra la nostalgia.
Pero nada deseo más que reencontrarme con mi vieja amante fotográfica. Mi querida Canon, semiolvidada en el fondo de una mochila junto con el resto del equipo. Mañana es mi último examen. El viernes tengo pensado desempolvar el equipo, y tirar al menos un carrete con lo que sea, aunque sea desperdiciar fotogramas. Porque yo soy de los clásicos, de los de película mal llamada "analógica", y sobre todo, fiel a mi Blanco y Negro (B/N), y a la excitación de ver surgir en el baño de revelador esa imágen que recuerdas haber tomado hace un tiempo, ver cómo se convierte en algo real en una hoja de papel baritado, no perdida en una dirección de memoria intangible. La fotografía digital está muy bien para ciertas cosas: rápida para el fotoperiodismo, útil para descartar errores en viajes, y para mandarlas a los amigos, pero poco más. Y no nos engañemos, aún falta mucho para que la calidad de una fotografía digital sea comparable a una copia química. Y, al menos para mí, la comparación no es posible. El papel baritado es especial, enamora a la vista. Fotografía de verdad.

Nada más, que ya he desvariado suficiente. No espero que lo leais completamente. Es un rollo mental. Paranoias.

El lunes, febrero 21, 2005 escribí esto:

Las cinco del viernes

Bueno, vamos a empezar a jugar a un juego nuevo. Si te apuntas, pincha aquí. Se trata de responder a cinco preguntas cada semana. Sencillo, ¿no?

1. En general ¿Te gustan los animales?
Me gustan mucho, sobre todo los considerados de compañia.
2. ¿Cuál es tu animal favorito?
Según la temporada, perro o gato, pero suele ganar el gato.
3. ¿Y el animal que menos te gusta?
Mmm... ¿el hombre cuenta?
4. ¿Tienes mascota? y si es así, ¿Qué es y cómo se llama?
Casi toda mi vida tuve gatos, pero ahora no. Mi abuela tiene una gata, pero no tiene nombre. Somos así de raros.
5. ¿Qué animal describe como eres?
Por supuesto, el gato. Soy muy individualista, me gusta el silencio y el sigilo, y a la mínima te suelto un zarpazo. Además, si me rascas detras de las orejas ronroneo (y no es coña). Sólo me faltaba llegar a lamerme las pelotillas...

Hala, hasta la semana que viene.

Repaso de 4 años y 7 meses: conclusión (y algo más)

La relación que tuve con mi ex acabó hace casi dos años (falta creo que poco menos de un mes), y apenas sufrí por ella desde entonces, porque romper supuso una especie de liberación para ambos. Las cosas no iban bien desde hacía un tiempo, y no tenía sentido prolongarlas. Sé que le eché la culpa de muchas cosas, pero como siempre ocurre en estos casos ambos tuvimos nuestra parte de responsabilidad y culpa. Los dos hicimos algo mal: callar lo que había que decir, a veces decir lo que era mejor callar, desconfiar del cariño del otro... Le eché la culpa, como digo, pero no la tiene.
Se que soy una persona difícil, que convivir conmigo no es nada facil porque tengo mis manías, mis miedos. Muchas veces no supe anteponerla a ella a mi familia, cuando éstos no supieron o no quisieron aceptar nuestra relación. Aún me entristece un poco pensar que en esos casi cinco años mi familia (a excepción de mi abuela) no hizo ni un sólo intento de conocerla. La ignoraban totalmente, hacían como si no existiera.
Soy difícil, y lo reconozco, pero intento cambiar. Si hay algo de lo que alguna vez me he permitido presumir es de ver mis propios fallos antes de que otros me los dijeran (últimamente estoy un poco ciego, verdad, Cabeza loca?). Pero lo difícil, lo realmente complicado es intentar corregir los errores propios, sin la ayuda de nadie que te oriente. A veces lo consigo y doy un pasito hacia adelante, pero otras veces aparece algo que me puede, y retrocedo un paso, a veces hasta dos. Aún así tengo que decir que poquito a poco voy avanzando.

Cambiando de tema, hoy T me ha dicho que no haga planes para el sábado noche, porque tengo que salir con ella y un par de amigas más. Teniendo en cuenta que sus amigas no tienen novio (una de ellas es muy maja cuando coges confianza, y es bastante mona), y que C, su novio está fuera, esto apunta a FIESTAAAAAAAAA. Ya me dijo que no contara con llegar pronto a casa.
Hoy me he reido bastante con ella, y me ha confiado un secreto que sólo vamos a saber ella, su novio y yo. Cuando me lo dijo, le pregunté por qué me contaba a mí cosas que no quería que supiera nadie, y me contestó que soy la única persona en quien confía, porque sabe que no voy a contarselo a nadie. Además, dijo que necesitaba soltarlo para desahogar, y para eso estoy yo.

Para acabar, algo un poco distinto de lo habitual, para dar un toque alegre. Deberíais visitar esto, sobre todo la sección de capitulos. Es bastante bueno, te ríes un buen rato.

Hasta el próximo.

Repaso de 4 años y 7 meses.

Estos días de exámenes me sube bastante la ansiedad, y aunque estoy anímicamente bien, a no ser por los exámenes, pues a veces echo de menos tener a alguien a mi lado. Ya no dejo que me afecte como antes, pero sí noto ese vacío a mi alrededor. Echo de menos:
* agarrar su mano caminando por la calle, e ir jugando con sus dedos.
* perder mis dedos entre los cabellos de su cabeza.
* posar mi cabeza en su hombro y besarle suavemente el cuello.
* compartir una pelicula en el sofá tapados con una manta y la perra durmiendo a nuestro lado.
* sentarnos frente al mar y hablar durante horas.
* jugar con la cintura de su pantalón.
* que me abrace y me apriete contra ella.
* la curva de su cintura cuando estaba echada de lado y desnuda.
* el olor a sudor en su piel.
* la marca que tenía en el costado derecho.
* recorrer su espalda con mi dedo.
* comer con ella y su madre en su casa.
* el café del viernes con ella, su hermana y su madre.
* saber exáctamente en qué estaba pensando en cada momento.
* su risa, ruidosa y amplia.
* tocar el piano los dos a la vez, o intentarlo.
* correr con la perra.
* imaginar nuestra casa en el futuro.
* aquellas 120 horas en Francia en el 99, en que no nos separamos más de 10 metros y las cinco noches que dormimos uno al lado del otro, justo cuando hacía 1 año que estábamos juntos.
* aquel invierno en la playa, cuando decía que me contrataba como calefacción.
* todo lo que vivimos en casa de su padre.
* su cama.
* las risas con su hermana.
* lo bien que se portaron las tres conmigo, y lo mucho que me querían (y me siguen queriendo, y yo a ellas).
* ir de compras con ella.
* verla desnudarse.
* verla volver a vestirse.
* quedarnos abrazados en la cama.
* despertarme junto a ella.
* despertarme junto a ella y verla dormir.
* despertarme junto a ella y verla dormir y acariciarla para despertarla.
* escuchar desde la cama cómo se ducha.
* sentir que formo parte de ella, y que ella forma parte también de mí.
* sus ojos de gata.
* oir susurrado en mi oido un "te quiero" dificultado por la fatiga.
* sus tirabuzones castaño oscuro.
* salir a hacer fotos juntos a la playa.
* dejarme ganar al ajedrez para que no se sintiera muy mal.
* decirle el nombre de todas las estrellas del cielo, señalándoselas una por una.
* oirla decirme que soy un sol, y yo contestarle que soy dos soles.
* la sensación de que podría haber hecho cualquier cosa por ella.
* llevarle masa para hacer frixuelos que me daba mi abuela (la única que se interesaba por ella) para ella.
* los nervios que aún sentía, como el primer día, cuando la esperaba en algún sitio.
* las partidas al Civilization.
* las partidas de rol a El señor de los Anillos, cuando mató a un orco de risa.
* TODAS LAS COSAS MÍAS QUE AÚN TIENE!!

Sin embargo, no echo de menos:
* su frialdad y distanciamiento.
* que siempre me interpretara mal y pensara que quería ofenderla.
* que nos quedáramos los sábados por la noche en su casa, porque nunca quería salir.
* que no fuera totalmente sincera conmigo, pero yo tampoco lo fui con ella.
* su falta de puntualidad.
* cuando lloraba porque decía que no la entendía y que yo pensaba que ella no me quería.
* que no quería cambiar más por mí.
* su inapetencia por el sexo en los últimos tiempos, por los nervios y la tristeza que le empezaba a entrar y de la que supe demasiado tarde.
* mi incapacidad para separarla del sofá últimamente.
* los malos ratos que mi familia le hizo pasar.

Parece evidente que prefiero quedarme con lo bueno. Fue bonito mientras nos quisimos, y nos quisimos con locura.
Me alegro de haber compartido 4 años y 7 meses con ella, aunque haya sufrido mucho también. Escribir esto me ha hecho sonreir y soltar alguna que otra lágrima. Al fín y al cabo, fue mi primera novia, y la única hasta el momento. Es alguien muy importante para mí.

Un saludo.

El sábado, febrero 19, 2005 escribí esto:

Hoy, cuando he ido hacia las 8 de la tarde a ver a T, me quedé un poco descolocado, porque nada más verme se le empezó a poner mala cara, y empezó a llorar. Lo primero que pensé fue que el novio le había armado alguna, y por la cara que tenía ella, debía haber sido grave. Pero no, resulta que un amigo de un compañero de piso del novio se mató en un accidente de tráfico, y estaban todos bastante jodidos.
En la cafetería estaban también unos amigos de T, que son bastante asiduos tambien, pero no tanto como yo, y ya me había sentado con ellos para jugar una partida de cartas. No se por qué no les dije que no, y me senté en la barra para ver si T se encontraba bien, si le apetecía hablar. Supongo que lo hice por no dar que pensar a los amigos, porque realmente es la primera vez que me relaciono con ellos. Creo que no sabian nada, porque estaban todos de cachondeo, y ni siquiera parecieron darse cuenta de que le pasaba algo. Procuro no juntarme mucho con esa gente, porque son bastante raritos todos, pero esta vez me llamaron a la mesa, y me pillaron de sorpresa, asi que no supe reaccionar a tiempo. Además, tampoco sabía que T estaba tan mal. En un momento dado me levanté y le pregunté si necesitaba algo, si podia hacer algo por ella, y me dijo una sola palabra, que ya me dijo en alguna otra situación: "Chocolate...". Así que me fui un rato, y le compré un par de Milka Tender, que le encantan, y me lo agradeció mucho.
Cuando me iba, estuve un rato hablando con ella, y me decia que mientras estuviese trabajando que estaria bien, pero que menuda nochecita le esperaba. Porque C, el novio, estaba hecho polvo, y no era capaz ni de hablar.
Luego me sentía mal, porque no le presté atención y creo que necesitaba hablar. Le mandé un sms disculpandome, y ahora mismo estoy esperando a ver si me responde en el messenger, aunque pone que está ausente. Le puse en el mensaje que me gustaria ser capaz de animarla y consolarla un poco, pero no sabía cómo. Y es verdad, me gustaría estar junto a ella para darle un poco de fuerza. Porque me importa mucho, le tengo mucho cariño y me duele verla sufrir. Me gustaría poder regalarle un abrazo y hacer que se sintiera un poco mejor, si pudiera.
Lo que me descoloca un poco es que se hubiera puesto a llorar cuando yo llegué, como si de repente pudiese soltar toda esa rabia conmigo, hablar conmigo y sacarlo todo fuera. Se que también yo le importo mucho, y que me trata muy bien y me anima cuando yo estoy mal. Y se lo agradezco (también a ella debo darle las gracias por todo un dia de estos).
Creo que estos días voy a tener que cuidar un poquito más de ella. De mi peque, mi niña. Una de las pocas personas que ahora mismo me importan lo suficiente como para que pierda tiempo de estudiar por ellas. Si tango que mandar un parcial a la mierda por ella o por cualquiera de las otras pocas personas que me importan, lo mando sin pensar. Para ellos todo es poco.

Por último, quiero disculparme si no comento bastante estos días en los blogs de la gente. Lo que pasa es que me encuentro bastante cansado, y tengo demasiadas cosas en la cabeza (exámenes...) como para meterme con la suficiente profundidad en los posts de la gente, lo cual no significa que no siga vuestras vidas...
Espero volver pronto con fuerzas renovadas para añadir comentarios. Mientras tanto, intento actualizar el blog, y comentar alguna cosa sencilla que no requiera mis cansadas neuronas.

Gracias por estar.

El viernes, febrero 18, 2005 escribí esto:

Hello

Playground schoolbell rings, again
Rainclouds come to play, again
Has no one told you she's not breathing ?
Hello, I'm your mind, giving you someone to talk to...Hello...
If I smile and don't believe
Soon I know I'll wake from this dream
Don't try to fix me
I'm not broken
Hello, I'm the lie living for you so you can hide...
Don't cry...
Suddenly I know I'm not sleeping
Hello, I'm still here, all that's left
Of yesterday...

Evanescence

El jueves, febrero 17, 2005 escribí esto:

Acerca de una carrera que toca a su fin... por fin...

Hoy no me sinto nada pero nada nada capaz de estudiar. Tengo la moral un pelin baja por el examen de ayer. Se que ya no tiene remedio, pero veo junio tan cerca y tan cargado de trabajo que me agobio sólo de imaginarlo. Así que tendré que empezar a preparar los segundos parciales nada más acabar los primeros, si quiero tener tiempo para preparar además las 4 que tengo directamente para junio, y ya suman 10. Se que no parecen muchas, creo que Nafthy tenía 14, pero lo normal en mi carrera es tener 6 por curso, 7 como mucho, y son todas anuales, ni una sola cuatrimestral.
Hoy el profesor de la asignatura de la que tuve el exámen ayer martes nos dio una charla sobre los proyectos de fin de carrera que propone su departamento en colaboración con empresas importantes, como son Aceralia, lider en metalurgia, y nos decía que generalmente luego los que hacian el proyecto para ellos o los que conseguían alguna beca en Aceralia se quedaban ya fijos trabajando allí. Y esto que debería alegrarme por ver que no todo está tan negro en esta Asturias que tanto quiero y que tantos palos nos da, pues resulta que me bajó un poco más la moral, porque aún veo lejos el momento de tener en mi mano ese trozo de papel que me acredita como licenciado, más concretamente como Ingeniero.
No falta tanto, lo sé. Si me lo propongo de verdad, puede que el año que viene termine el último curso (6º!!), y entonces ya es distinto, porque el proyecto lo puedo ir haciendo sin prisa mientras busco algún trabajo.
El año que viene. Eso supone que habré invertido en la carrera 8 años de mi vida. Puede sonar a demasiado tiempo, pero la media está en sacarla en 9 años, así que me consideraré un poquito más aventajado que los demás (mi 138 va a ser cierto... verdad Oxygen?) No está mal, pero uno ya llega cansado al final. Por suerte los últimos años de la carrera son completamente distintos de los primeros, en los que se dedican a meterte con calzador matemáticas, más matemáticas, física, más física, y otras cosas. Y piensas: ¿Para qué quiero yo saber calcular una reducida canónica de Jordan, o la velocidad con la que abandona una espira triangular recorrida por una corriente un campo magnético homogéneo y constante? Y cuando pasan los cursos, ves que todo tiene aplicación.
Nos meten mucha caña, es cierto. Pero lo bueno es que estamos entre las mejores escuelas de Ingenieria de toda Europa, al menos en las áreas de Electrónica. El nivel se paga, pero se reembolsa también a largo plazo.
Y cuando llegas a 4º, pues todo cambia. Empiezas a ver Ingenieria de verdad. Más bien eso pasa en 5º, pero en el anterior se empieza a notar el cambio. Lo que llevo del presente curso (5º) ha resultado por el momento la parte más interesante de la carrera, y también, por qué no decirlo, gratificante. Vuelves a reencontrarte con aquellos viejos pensamientos que tenías cuando entraste en la Universidad, sueños de un puesto importante en una gran empresa algún día. Yo al menos disfrutaba con la física, la electrónica, la electricidad, las matemáticas... Y cuando llegas a la carrera, y te bombardean con todas esas matemáticas (Cálculo Infinitesimal; Álgebra Lineal; Ecuaciones Diferenciales; Ampliación de Cálculo; Estadística Teórica y Aplicada; Métodos Matemáticos de la Técnica), y consiguen que las odies a muerte. Pero las apruebas, y tras un tiempo vuelves a sentir el gusanillo matemático, y descubres que ahora eres capaz de mucho más. Vale, soy un poco raro, me gustan las matemáticas. Y si a vosotros no os gustan, es porque no las entendeis. ¿La culpa? De los profesores, que son unos ineptos.
Como decía, llegas a los últimos cursos, y te sorprende ver que los profesores no son los hijos de su madre de los primeros, que se dedicaban a poner exámenes imposibles (yo tardé 4 años en aprobar Cálculo), sino que HACEN LO POSIBLE POR AYUDARTE A APROBAR, porque dicen que es una pérdida de tiempo dar tanta teoría, y quieren que aprendas a hacer las cosas de verdad, no en una pizarra. Y así es difícil que no surjan otra vez aquellos motivos por los que decidiste entrar en Ingeniería Industrial, aquel agosto de 1998 que tantos recuerdos te trae...

Hay dos profesores, que son los que más se interesan por los alumnos (Manés, de Cálculo, Construcción y Ensayo de Máquinas Eléctricas [acojona, eh?], y Arturo, de Electrónica de Potencia), que incluso nos han propuesto guardarnos plaza para un nuevo máster (el único oficial en toda Europa de la especialidad de Electrotécnia), que están desarrollando junto con otras 5 universidades europeas que empieza el año que viene. Serían dos años, el primero teórico, pero corto, de 120 horas (una asignatura normal mia), y el segundo práctico y con posibilidad de hacerlo en el extranjero. Así que tal vez dentro de dos años esté tecleando posts desde Dinamarca, Alemania, o incluso Rumanía, quien sabe...

Pero me adelanto a los acontecimientos. Por ahora, me centro en estudiar todo lo que puedo para intentar tener un poquito de verano y mis primeras vacaciones en 7 años!!! Estudio todo lo que las puñeteras pastillas me dejan, claro. Y a veces no puedo evitar, un par de días antes del examen, estar a punto de reventar de rabia e impotencia por no ser capaz de asimilar más información. Y si dejo de tomar las pastillas, las amígdalas se me inflaman, y me pongo peor. Paciencia...

Buff, pedazo de post que me he marcado, y eso que no tenia nada que decir. Símplemente me dejé llevar, y mira cómo he acabado.
Parece que me empiezo a soltar, ya voy dando pistas sobre mí. Cada vez me importa menos, la verdad. Creo que es una chorrada, pero aún hay cosas (y sobre todo nombres) que no me atrevo a escribir. Y tal vez sea mejor así. A veces pienso que escribo cosas que debería guardar para mí. Pero yo no soy de los que gustan de ocultar sentimientos. Nunca me ha traido nada bueno callar lo que siento o pienso. Aún así, a veces la boca me pierde...

Me despido ya. Si alguien ha conseguido leer hasta aquí, enhorabuena, pero sobre todo gracias, gracias por leer lo que escribo.
Llevo unos días en los que me apetece dar las gracias a mucha gente. Y creo que voy a empezar a hacerlo.

Hasta el próximo.

El miércoles, febrero 16, 2005 escribí esto:

Otro examen choff

Buff, otro examen para olvidar... Pero el caso es que salí del examen y estaba contento. Tal vez sea porque salía escuchando a Evanescence en mi mp3, y eso me sube la moral hasta límites insospechados. Por cierto, me quedé sin pilas...
Por fin! Mañana vuelvo al gimnasio! Ya tenía ganas de volver, a quitarme el stress, que no iba desde enero, si no es por una cosa es por la otra. Y últimamente era por todo.
Hoy T me dijo que no hiciese planes para dentro de dos fines de semana, que ibamos a salir ella y yo con dos amigas suyas, a quemar la ciudad. ¡Juergaaaaaaaaaaaaaaa! Esto promete, la fiesta está asegurada.

Tengo que decir (aunque me da un poco de corte, porque seguro que lo va a leer) que me alegro de haber recuperado el contacto con Cabeza loca, y tener esas charlas que teníamos hace año y medio (a ver cuando nos tomamos ese barraquito que me debes, que no me olvido). Se que puede parecer una pijada, pero en esta temporada que he cribado y seleccionado la gente con la que me veo, la gente que me importa significa mucho para mí, y me hace ilusión recuperar viejas costumbres.
Bueno, fin del momento ñoño.

Tengo unas cuantas cosas que pensar, algunas sobre T, y otras no. Ya daré parte en este blog cuando saque algo en claro.
Siento lo soso que me ha quedado, pero no estoy muy inspirado.
Saludos

El lunes, febrero 14, 2005 escribí esto:

Tragicomedia

Esto no puede ser, estoy cargado de exámenes, y las puñeteras pastillas para la garganta no me dejan estudiar. No puedo concentrarme, hasta el punto de que esta mañana un compañero de clase ha tenido que perder un cuarto de hora para explicarme una cosilla que no me acababa de entrar en la cabeza, y que en condiciones normales no hubiese tardado más de 30 segundos en entender. Pero como ando medio drogado, cual yonki, pues la CPU me va bastante lenta...
Y mañana exámen, buff, casi doy por seguro que me va a salir mal, como el de la semana pasada, porque no voy a ser capaz de concentrarme por las pastillas.
Hoy decidí no tomarla a mediodia, a ver si podía recuperar un poco de tiempo, pero a media tarde tuve que ceder, porque se me volvieron a inflamar las amigdalas, y me dolían un huevo al tragar, incluso me costaba hablar. De esta seguro que me muero. Como le decía a T, hoy es un buen día para morirse, en San Valentín, un bonito final dramático, digno de una tragedia de Shakespeare. Y T y yo llegamos a un trato: que primero ella mataba a su novio, por ignorarla completamente un día como hoy (andaba de borrachera con los amigos), y luego nos dábamos muerte mútuamente. M, la jefa de T, ya no nos escucha cuando nos ponemos a soltar pijadas como ésta que degeneran en un cachondeo absurdo, que suele ser bastante a menudo.
Bueno, ya he soltado un poco mi stress (S-3 pa los amigos), así que corto el rollo.
Feliz día de San Valentín para quienes lo celebren. Yo, personalmente, nunca lo he celebrado, porque es un día absurdo (y mi ex pensaba lo mismo). Prefiero regalar algo cuando no se lo esperan.

Si mañana no teneis noticias mías, es que he muerto, bien de las amígdalas, bien a manos de T (y ella a manos mías, jeje). BlogSaludos.

El domingo, febrero 13, 2005 escribí esto:

Peaaaasoooo fin de semanaaaaaaaaaaaaaa

Este fin de semana ha estado bastante bien, porque salí viernes y sábado en plan "voy a pasarmelo bien", y fuera malos rollos, y cuando se sale ya predispuesto a pasarlo bien, suele hacerse, porque nada de lo que puedan hacer los demás te sienta mal.
Salí los dos días con T, que estamos de muy buen rollito, con mucha confianza, y lalalala, como diria la covi, y nos pasamos toda la noche bailando y bebiendo. Ayer sábado, por ejemplo, era día de emborrachar a la mejor amiga de T, que estaba un poco depre por su ex, que era un tal y un cual, así que a beber, y como íbamos a dejarla beber sola, que es de mala educación (jeje), pues venga, los tres dale que te pego al chupito entre canción y canción, hasta que ya nos entonamos bastante, y teniamos que irnos ya para ir a buscar a unos amigos.
Asi que estuvimos bebiendo y bailando como locos, y uno que es un poco cortado para el baile (porque no se me da muy bien), pues se transforma cuando el alcohol pasa de cierto nivel en sangre, y me sale la fiebre del sábado sabadete noche.
Digo que entre T y yo hay muy buen rollito, porque cuando salimos por ahi estamos que si miraditas, que si sonrisitas, que si esta canción te la canto a tí, que si me agarras de la cintura y cosas así, y ya no digo nada cuando nos ponen algo del tipo "Baila morena" o similares, porque ésta mujer bailando es puro espectáculo, y se pone a bailar conmigo, y venga cadera con cadera, y contoneos, y los dos pa abajo, con las caras rozandose, y vuelta pa arriba... Esto parece una peli porno juas juas.
Anda que si nos ve el novio, se monta buena, con los celos que me tiene.

Me alegro mucho de que nada haya cambiado por haber sido sincero con ella y decirle lo que sentía por ella. De hecho, cada vez se porta mejor conmigo. Es un cielo.
Mientras yo tenga las cosas claras, y sepa lo que hay entre ella y yo, que es una gran amistad, creo que no tengo problema en hacer estas cosas con ella, y no dejo que me afecten en el sentido de que puedan hacerme sentir mal por no estar con ella. Como me dijo un día Cabeza Loca (por cierto, muchas gracias por todo si me lees, que tu también eres un peaso de cielo), dejo las cosas fluir, y quien sabe si un día nuestros caminos se cruzan. Yo me dedico a caminar. ¿Mi destino? Ni lo sé, ni quiero saberlo.
BlogSaludos para todos.

El jueves, febrero 10, 2005 escribí esto:

Asco de vida...

Hoy he estado pensando un poco acerca de la muerte. No os asusteis, me refiero a todo ese conjunto de cosas que rodean la muerte de una persona. Yo lo he vivido hace casi un año, y me he dado cuenta de que, como casi todo en esta vida, la parafernalia de un funeral es un completo absurdo.
Estoy de acuerdo en que la familia necesita su tiempo para despedirse de un ser querido cuando este muere, y en los tiempos que corren lo lógico es que ésto se lleve a cabo en un tanatorio, porque no me imagino yo un velatorio en un apartamento de 45 metros en un séptimo piso. Una muerte es un cambio muy grande en la rutina de una familia, incluso en la rutina de un grupo de personas que sin tener relación directa, compartían aspectos de la vida con el difunto, sean amigos, compañeros de trabajo, etc.
Con lo que no estoy de acuerdo es con el contínuo trasiego de familiares, amigos, conocidos, amigos de amigos, compañeros, mas familiares, y al fin y al cabo cualquiera que pasa por delante de la sala. Y no estoy de acuerdo porque suele ser gente que no pintaba nada en su vida, familiares lejanos que apenas conoces y que se sientan a tu lado durante un día entero, sin dejar de hablarte porque creen que necesitas hablar. Gente que no para de preguntarte cómo estás, cuando lo que menos te apetece es dar explicaciones de nada a esa persona que nunca has visto.
Un velatorio debería ser para los más allegados, y el resto de la gente debería limitarse a cumplir dejando su tarjeta y su firma en la mesa que está a la entrada de la sala del tanatorio, o pasando a dar el pésame y echar un ojo al muerto (que el morbo nos puede), lo justo y necesario.
Cuando alguien cercano se muere, no te apetece estar con toda esa gente, aunque ellos piensen que es lo que necesitas.
Pero lo peor es el grupito que nunca falla, esa parte de la familia, o de conocidos, que se sientan en los asientos de la sala y se ponen a hablar a gritos, riendo a pleno pulmón. No quiero decir que un velatorio tenga que ser silencioso y triste, pero esa gente suele ser gente que no pinta nada ahí, supongo que todos sabemos a qué me refiero. Para eso, que se vayan a la cafetería.
Hace un año lo que a mi me apetecía era estar pegado al cristal que me separaba del cuerpo sin vida de mi padre. En dos días no me separé de dicho cristal, porque necesitaba cambiar el último recuerdo que tenía de él, la expresión de su rostro que no conseguía quitarme de la cabeza. De hecho, tuvieron que arrastrame fuera el último día, entre mi tía y unas amigas (gracias, C; gracias, L y E, y todos los demás; os quiero un huevo a tod@s aunque nunca os lo haya dicho) porque empezaba a ser preocupante.
Recordando esos momentos las lágrimas vuelven a asomar por mis ojos. Ahora me acuerdo de Nafthy, y de su post. Nafthy, cielo, no se muy bien quién era, ni qué significaba para tí, pero el dolor no siempre es malo. A mi me ha servido para purgar los malos recuerdos que tenía de mi padre.

No puedo seguir escribiendo...

El miércoles, febrero 09, 2005 escribí esto:

Nuevo blog

Una buena amiga ha creado un blog, y me gustaria que de vez en cuando le echaseis un ojo, a ver si os interesa.
De momento esta vacio, pero supongo q pronto empezará a escribir. Es este:
Inconveniencias

Saludos.

El martes, febrero 08, 2005 escribí esto:

Exámenes + Antroxu = Desastre total

Ayer tuve examen, y me salió bastante mal. Duró 5 horas, nada menos, pero ni con esas daba tiempo a terminarlo. Y encima, a mi me salían cosas rarísimas. Vamos, que lo poco que hice se que lo tengo mal. Y para colmo, me dió el bajón de moral, porque tenia pensado aprobar este examen y quitármelo de delante para junio, que ya tengo bastantes para entonces. Ahora se complica un poco la operación "Verano despejado".

Resulta que por estas latitudes estamos celebrando el Antroxu, más conocido como Carnavales, pero como el menda salió del examen hacia las 8:30-8:45 de la tarde, y últimamente no ha tenido mucho tiempo para buscarse un disfraz, pues salí un ratín de noche con unos colegas, pero vestido de calle, o como decía yo, disfrazado de pringao que no se disfraza, que es un disfraz tan bueno como otro cualquiera.
Me hubiera gustado disfrazarme de Vampiro, de estos de cuero y botas militares, que es un tema que me encanta, pero no tengo ropa adecuada para ello. Me venía al pelo, porque llevo una temporada que estoy yo muy gótico, así un poco chungo de aspecto: vuelvo a vestir completamente de negro, con mi chupa de cuero nueva, y me paso el día oyendo a Evanescence, que para banda sonora de una peli de vampis va al dedillo.
Tenía otra opción para disfrazarme, y era ir de El Cuervo. ¿La diferencia con el otro disfraz? Mmm... No se, tendré que pensarlo.
Y para colmo de mis desdichas, pues hablando con T resulta que ella ya se disfrazó el año pasado de vampiresa, y se lo curró mucho, y éste año repetía. Hubiera estado bien disfrazarnos los dos, y salir por ahi a morder cuellos, jejeje. Quedó en que me llamaba cuando saliera con sus colegas, pero entre que salió tarde de currar, y que el disfraz requeria largas sesiones de maquillaje, y eso unido a que yo estaba muy cansado, pues resulta que yo a las 2 estaba en casa, y ésta no me había llamado. Me quedé con las ganas de ver su disfraz, espero que haya hecho alguna foto.

Bueno, que me voy a comer.
BlogSaludos para todos.

El viernes, febrero 04, 2005 escribí esto:

Delante de un café todo es más facil

Ayer estuve hablando con T por el messenger, y le dije algo que le pareció bastante mal. Le dije que tal vez dejara de pasar tan a menudo por la cafetería, primero porque asi me libraba un poco de las miradas asesinas y sonrisas falsas de los novios de las dos camareras, que me odian a muerte, y segundo, le dije, porque necesitaba no verla tanto, porque se me hacia muy duro a veces estar a su lado.

Hoy hablamos delante de un café, y le expliqué un poco mejor las cosas, porque ayer estaba sin dormir por el insomnio, y además el antibiótico hace que a veces se me vaya un poco la neurona y empiezo a decir burradas.
Ella me dijo que le pareció mal que yo dejara de pasar por culpa de esos dos gilipollas, dicho por ella. Y luego me dijo que se sentia un poco mal por mí, porque sabe que estoy un poco pillado por ella, y no quiere que me sienta incómodo. Tampoco quiere verme pasarlo mal por ella.
Pero yo le dije que si alguien tenía culpa de algo, era yo, que siempre hago lo mismo, me encapricho por alguien y luego no termino de aceptar que esa persona no es para mí, con lo que comienzo a destruirme un poquito por dentro.
Total, que al poco rato ya estabamos de cachondeo, y ella haciéndome cosquillas, y provocándome. Incluso estuvimos hablando de las cosas que nos pone que nos hagan. Como degeneran las conversaciones...

Así que decidí que tengo que empezar a tomarme las cosas de otra manera, y a verlas como son.
T y yo somos muy buenos amigos. Si algún día hay algo más, bienvenido sea, pero no precipitemos las cosas.

Saludos.

El miércoles, febrero 02, 2005 escribí esto:

No quiero verte, no quiero que me mires, no quiero que me preguntes ni me sonrías...

No quiero verla, no quiero pensar en ella. Y sin embargo lo hago. ¿Por que? Porque no quiero perder el contacto con el resto de la gente por su culpa.
Estos dias apenas la miro, apenas le hablo. Parezco enfadado, no porque lo esté, sino porque si parezco estar de mal humor, se que no me preguntará demasiado, y luego me dejará con mis problemas imaginarios. Es una excusa falsa, pero al menos me ahorraro un poco de incomodidad.
Intento ignorarla, ya que no puedo perderla de vista. Si quiero ver a S, a M y a los demás, tengo que verla a ella. Cuando puedo, voy a verlas por la mañana, porque T no entra hasta las 2.
La ignoro, pero lo justo, que tampoco quiero hacerle el vacío. Porque despues de todo, tambien es una buena amiga, y está ahi cuando necesito hablar. No es su culpa que me haya enamorado, pero tampoco se si es mía, aunque yo lo estoy pagando.

Ahora mismo tengo un privado del messenger con su nombre abierto, y ningun mensaje desde hace más de media hora. No tengo nada que contarle.
Hace dos noches mantuvimos una conversación, y le decia que tenía un mal dia, uno de esos en el que a cualquiera puede apetecerle, o mejor dicho, cualquiera puede necesitar tener a alguien al lado. Le dije que estaba triste, y me decia que me buscara a alguien. Pero yo no pienso que buscando se arreglen esas cosas.
L me decia un poco mas tarde que buscar sólo sirve a los que se conforman con cualquier cosa. No hay que buscar. A esa persona la encuentras un día, así sin esperarlo. Creo que yo tambien pienso eso.

Por suerte, hace unas semanas he encontrado un pequeño truco que me ayuda a salir de los pequeños baches de la carretera agujereada que es mi vida. Una solución que llevo siempre conmigo, y que puedo usar cuando quiera. Esta solución la llevo tatuada en el abdomen en forma de palabras, y sólo recordarla y leerla en mi mente me ayuda a sacar fuerzas de flaqueza, y centrarme en las cosas importantes.
Puede parecer tonto, pero esa simple frase me reconforta, recordandome que el camino no es fácil.
Ahora me viene a la cabeza otra idea que tenia para un tatuaje, antes de encontrar la que me hice. Esta otra la iba a poner en caracteres chinos (otra de mis grandes pasiones, China), y venia a ser algo así:

El camino es largo y difícil, pero es mi camino.

Muy filosófico...
Esta frase tambien me encanta, y me ayuda a seguir por el camino correcto cuando las cosas se tuercen. Y esto suele ser bastante a menudo.

A estas alturas, el que lea esto ya estará de los nervios, esperando a que diga mi frase tatuada. Sin embargo, creo que no la voy a decir. Al menos por ahora.

Se siente ;)

Bien, que mañana madrugo, y encima tengo examen a las 4. Por cierto, en el examen del dia 17 saqué nada menos que un 9. Vaya empollón que estoy hecho. La verdad es que era fácil, aunque... ¡Qué coño! ¡Que soy el puto amo!

¡¡Viva la autoestima!!
Saludos desde mi arbol en el Bosque Encantado, en el que guardo un huequecito para alguna hada traviesa.