El miércoles, febrero 02, 2005 escribí esto:

No quiero verte, no quiero que me mires, no quiero que me preguntes ni me sonrías...

No quiero verla, no quiero pensar en ella. Y sin embargo lo hago. ¿Por que? Porque no quiero perder el contacto con el resto de la gente por su culpa.
Estos dias apenas la miro, apenas le hablo. Parezco enfadado, no porque lo esté, sino porque si parezco estar de mal humor, se que no me preguntará demasiado, y luego me dejará con mis problemas imaginarios. Es una excusa falsa, pero al menos me ahorraro un poco de incomodidad.
Intento ignorarla, ya que no puedo perderla de vista. Si quiero ver a S, a M y a los demás, tengo que verla a ella. Cuando puedo, voy a verlas por la mañana, porque T no entra hasta las 2.
La ignoro, pero lo justo, que tampoco quiero hacerle el vacío. Porque despues de todo, tambien es una buena amiga, y está ahi cuando necesito hablar. No es su culpa que me haya enamorado, pero tampoco se si es mía, aunque yo lo estoy pagando.

Ahora mismo tengo un privado del messenger con su nombre abierto, y ningun mensaje desde hace más de media hora. No tengo nada que contarle.
Hace dos noches mantuvimos una conversación, y le decia que tenía un mal dia, uno de esos en el que a cualquiera puede apetecerle, o mejor dicho, cualquiera puede necesitar tener a alguien al lado. Le dije que estaba triste, y me decia que me buscara a alguien. Pero yo no pienso que buscando se arreglen esas cosas.
L me decia un poco mas tarde que buscar sólo sirve a los que se conforman con cualquier cosa. No hay que buscar. A esa persona la encuentras un día, así sin esperarlo. Creo que yo tambien pienso eso.

Por suerte, hace unas semanas he encontrado un pequeño truco que me ayuda a salir de los pequeños baches de la carretera agujereada que es mi vida. Una solución que llevo siempre conmigo, y que puedo usar cuando quiera. Esta solución la llevo tatuada en el abdomen en forma de palabras, y sólo recordarla y leerla en mi mente me ayuda a sacar fuerzas de flaqueza, y centrarme en las cosas importantes.
Puede parecer tonto, pero esa simple frase me reconforta, recordandome que el camino no es fácil.
Ahora me viene a la cabeza otra idea que tenia para un tatuaje, antes de encontrar la que me hice. Esta otra la iba a poner en caracteres chinos (otra de mis grandes pasiones, China), y venia a ser algo así:

El camino es largo y difícil, pero es mi camino.

Muy filosófico...
Esta frase tambien me encanta, y me ayuda a seguir por el camino correcto cuando las cosas se tuercen. Y esto suele ser bastante a menudo.

A estas alturas, el que lea esto ya estará de los nervios, esperando a que diga mi frase tatuada. Sin embargo, creo que no la voy a decir. Al menos por ahora.

Se siente ;)

Bien, que mañana madrugo, y encima tengo examen a las 4. Por cierto, en el examen del dia 17 saqué nada menos que un 9. Vaya empollón que estoy hecho. La verdad es que era fácil, aunque... ¡Qué coño! ¡Que soy el puto amo!

¡¡Viva la autoestima!!
Saludos desde mi arbol en el Bosque Encantado, en el que guardo un huequecito para alguna hada traviesa.

Comments:
El amor llega y a veces cuando uno no se lo espera...
 
Publicar un comentario

<< Home