El jueves, octubre 06, 2005 escribí esto:

Una de celos

Nunca me he considerado celoso. Durante el tiempo que tuve novia nunca sentí nada parecido a los celos, nunca encontré una brecha por la que se pudiese colar la más mínima duda de intromisión. ¿Por qué? Supongo que porque ella estaba conmigo, y porque confiaba en ella, y sabía que era suficientemente capaz de evitar situaciones embarazosas y nunca permitiría el más insignificante atisbo de permisividad hacia otros. Dicho de otra forma, ella era mía y yo era suyo, y sabía que no me fallaría, así que era absurdo dudar.
El problema aparece cuando la persona que quieres no está a tu lado (y ya no hablo de la misma persona), cuando la relación como tal no existe. Es cuando te duele ver los acercamientos del resto de personas, cuando adviertes esa íntima confianza hacia otra persona, confianza que quieres para tí, porque en estas cosas uno se vuelve muy egoísta.
Hace tiempo que he aceptado la realidad, entre nosotros hay una gran amistad, pero no irá a más. No lo lamento; como ya le dije, ella es la única que aparece con regularidad en mi vida para preocuparse por mí y sé que puedo confiar en ella. Está ahí para lo bueno y para lo malo. Tengo la gran suerte de tenerla como amiga.
Sin embargo, me duele verla sufrir por los avatares de la vida, y me siento tán impotente sin poder hacer nada por ella más que acompañarla en nuestras charlas, sin poder aconsejarla porque ella está a años luz de distancia de mí en la carrera de la vida y nada que le diga puede ayudarla realmente, a no ser decirle cosas para hacer que se sienta un poco mejor. Pero no en todas las ocasiones soy capaz.
Como dice la canción de Revólver, "Es lo que es, hay lo que hay, por ahora no dan más", y aunque esté aceptado y más que asumido (supongo), uno a veces sufre por no poder dar a la persona que quiere todo lo que le gustaría ofrecerle, todo cuanto uno tiene cuando uno está hecho para querer. Aportarle ese granito de arena que llevas en la mano desde hace tanto tiempo, esperando a que alguien lo acepte. Tu granito de arena, tu pequeña contribución a su felicidad. Eso es lo que tú le ofreces, porque es lo único que quieres, que ella sea feliz, que seas tú quien haga que sea feliz. Que ella vuelva a sonreir como antes.
¿Celos? A veces no se si son celos, pero supongo que técnicamente sí lo son. Y es la primera vez en la vida que me pasa, nunca me sentí celoso por nadie. Eso me da que pensar.
Aunque no lo parezca, este tema no me pone triste, sólamente a veces me siento un poco impotente por no poder darle ese cariño.
Aunque en estos temas uno tienda al egoísmo, acabo de decir que lo que más me gustaría en el mundo sería ser capaz de hacerla feliz, y la verdad es que mientras sigamos teniendo esta amistad, y si realmente eres feliz, me alegraré mucho por tí, porque mientras seas feliz yo no me pienso quejar.
Te quiero bicho.


Éste es el típico post de esos que esconden palabras que uno no se atreve a decir a otra persona, y que aquí florecen con más facilidad que en el mundo real. De todos modos, ella sabe todo lo que yo siento, y no tiene sentido añadir más. Aunque leyera estas líneas, no creo que encontrara nada nuevo. Me conoce bastante bien. De las pocas personas que me conocen realmente.
La echo de menos.

Saludos.

Comments:
Uff mira q los celos lian algo (dímelo a mi xD)...Para todo hay una primera vez cielo... hasta para sentir celos.
cuidat mucho y si, eso es lo bueno d tener un blogo (aunq el mio es feo y pobre x3) para poder expresar lo q a vecs no podemos decir.. en fin, un besote munieco
 
Aix,cielo te entiendo tanto...Estoy segura de q esa persona es feliz a tu lado,aunq no sea de la manera q quieres,pero es feliz,y eso es algo que te honra,seguro q la haces reir mucho y te preoucopas por ella...además,realmente nunca sabrás si estas a años luz de ella,sabes la de vueltas q da la vida,no? :)...ahora yo sólo espero q tú tmabién estés feliz :).

Besitossss
 
That's a great story. Waiting for more. »
 
Publicar un comentario

<< Home