El martes, noviembre 01, 2005 escribí esto:

Elementos

El mar, el viento, la lluvia. Ellos no me piden nada.
Sentado al final del dique, en el rompeolas, en la última roca, el agua casi me salpica los pies.
La mente me pide que piense. No se si es lo más adecuado, volver de nuevo al pasado, a todos esos pasados, pero para una vez que me lo pide, lo haré, y aquí, en éste vacío, en éste sitio, me resulta mucho más fácil.
Nadie en el paseo, nadie en la arena.
Empieza a llover. Agua encima de mí, agua debajo de mí...
Las gotas resbalan en el cuero...


-Estás triste.
-He estado peor -no levanto la vista-.
-¿Has tenido bronca?
-No es un buen día -tantas cosas, tantos miedos...-.
No la estoy mirando, pero veo perfectamente la cara que pone cuando le duele verme así.


La hierba está empapada y resbaladiza cuando la piso. Ya es de noche, el cambio de hora se hace más que evidente. La gente me mira cuando se cruza conmigo, y me doy cuenta aunque tenga los ojos clavados en los zapatos.


El teléfono sigue siendo el mismo trasto inútil. Me gustaría tirarlo al mar con todas mis fuerzas y ver cómo se hace pequeño desde lo alto del acantilado.


Mañana iré al cementerio. Hace un año que no voy. Me sentaré en los escalones y lloraré un rato.

Comments:
What a great site video editing schools
 
Publicar un comentario

<< Home